The Growlers: La Amplia Gama de Seguidores en el Lunario

The_Growlers_Lunario3

Fotos: Alegre
T
exto: Fernando Contreras

The Growlers, la banda norteamericana de garage rock, regresó a la Ciudad de México, dejando de lado las fiestas sin pudor y los festivales pequeños en nuestra urbe, para presentar de manera oficial en el Lunario del Auditorio Nacional su nuevo álbum City Club, afamado por alojarse en Cult Records, el sello de Julian Casablancas.

Con este regreso, no sólo nos dimos cuenta que son más grandes hoy en día con el empujón que significó dicho álbum, sino que la banda muestra una base de seguidores que van desde infantes guiados por sus padres, hasta juventud eloquecida que tal vez desconoce los inicios en el sonido de The Growlers.

La noche se abrió con la presentación de The Barbacans, banda italiana, también inundada en los sonidos del garage y el rock psicodélico, los cuales presentaron A Montrous Self-Portrait, álbum recién salido del horno. Además de ser los teloneros, abrieron el paso a la mayoría que los desconocía para remitirlos a los sonidos post punk chiclosos que el revival nos ofrece en sus álbumes.

Poco antes de las 10:00 p.m., Brooks Nielsen y compañía salieron al escenario para ahora sí iniciar su set con “Big Toe”, seguida de “Naked Kids”, “Night Ride”, “Dope On A Rope” y “Hiding Under Covers”. Hasta aquí, no sólo escuchábamos temas del City Club, así que nos dimos cuenta del tremendo concierto que se avecinaba, ya que, ahora sí, un venue de la ciudad era sólo para ellos.

Antes de seguir con más ruidos y gritos chillantes desde la garganta de Brooks, el calor en el Lunario se compactaba y todo tipo de bebidas sin alcohol salían de la barra general, lo que explicaba la diversidad de edades cantando cada una de las canciones. Aunque no olvidemos la venta alejada de cerveza adentro.

Continuaron con “Black Memories”, “Dull Boy”, “Too Many Times”, “City Club”, “World Unglued” y antes de que la banda se agotara por completo y la energía desapareciera, llegó uno de los mejores momentos con “Badlands” al rescate. Así, con las ganas al tope de seguir bailando, Nielsen dejó el escenario para prestarlo a Matt Taylor, antes de regresar y seguir con “Sea Lion Goth Blues”, “Change In Your Veins”, “Gay Thoughts” y “Monotonía”.

Antes de terminar con “Someday”, escuchamos “When You Were Made”, “One Million Lovers”, “Wandering Eyes” y “Empty Bones”. Por un momento, la marea y el calor bajaron para recibirlos de nueva cuenta en el encore y agrandar su lista de canciones con “Blood Of A Mutt”,“I’ll Be Around” con un tipo metiéndose en el escenario a bailar y así dar por concluida la noche con “Going Gets Tough”.

Hay que asegurar en para The Growlers no fue una noche más en nuestra ciudad, fue la noche en nuestro país, ya que es bien sabido que Brooks Nielsen ama venir a México con la banda californiana y estamos seguros que, fuera de no brindarnos muchas palabras, aseguraron una noche inolvidable.

Últimas


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM