The Lumineers iluminando sonrisas en el José Cuervo Salón

Texto: Fernando Contreras
Fotos: Sicario

La primera visita de The Lumineers a México y Latinoamérica, para muchos, fue una gran sorpresa; aunque su llegada, arrastró un poco de comentarios que pusieron la duda de si sería un buen concierto o sólo un show de televisión en vivo más. La razón era obvia, “Ho Hey” es el tema que generalmente se le relaciona a esta agrupación de Denver y la única canción que, se pensaría, todos los asistentes cantarían, grabarían y conocerían.

Después de verlos en vivo, todos esos rumores, incluyendo mis dudas, se vinieron abajo con tan divertida presentación; creo que muchos entendieron que The Lumineers es una banda que logra controlar el escenario, en grandes festivales y en escenarios no tan pequeños como el José Cuervo Salón, de muy buena manera. Absolutamente todos cantaban la mayoría de sus canciones, ¡Se las sabían!

Para iniciar la noche, en un horario muy accesible, 424 desde Costa Rica, salieron a dar su segundo show en la Ciudad de México durante este año. La banda quizás no era la más adecuada, su sonido nos es tan cercano al folk de The Lumineers, pero intentaron distraer a los asistentes que ya habían llegado para tratar de conseguir unos pocos seguidores más, aunque desafortunadamente, la mayoría seguía platicando sin voltear al escenario. No importa, 424 es una de esas bandas que seguramente visitará muchas veces más esta ciudad, bueno, además de su show con sus bandas compatriotas en el Foro Indie Rocks!

Llegó el momento de The Lumineers, la banda de Colorado salió, el foro se llenó de gritos ensordecedores y el sonido del escenario, casualmente, no sonaba tan malo como en otros eventos. Iniciaron el set con “Subamrines”, su segundo tema más conocido, seguido de  “Ain’t Nobody’s Problem” y “Classy Girls”. Era de esperarse que “Hey Ho” llegara al último, pero no, fue la siguiente en escucharse. De inmediato la pista se llenó de cámaras digitales y teléfonos celulares, impresionante, aunque me hubiera gustado que la canción durara un poco más con algunos arreglos.

Wesley, Jeremiah, Neyla y demás compañía, después de agradecer entre canción y canción, siguieron con “Subterranean Homesick Blues”, original de Bob Dylan y “Dead Sea”; la cantidad de cámaras se redujo, pero los coros siguieron con el mismo tono. Todo se veía normal y la euforia se desató; Wesley y Jeremiah caminaron con empujones y jalones a la parte trasera de la pista para interpretar “Darlene” y “Elouise”, casi nadie los veía bien, pero supongo que los cercanos, o mejor dicho cercanas, les dieron sus respectivos agarrones.

Llenos de energía, regresaron al escenario sin sombrero, “Stubborn Love” y “Flapper Girl” fueron los últimos temas antes del encore, aunque todos querían muchos más y los gritos para que regresaran no faltaron. Tres temas fue lo que nos pudieron dar para cerrar y fueron maravillosos; “Morning Song”, “Gale Song” y mi favorita y la ideal, “Big Parade”.

Después de verlos en vivo, mi nivel de banda seguidor subió, nuestras caras se iluminaron, todos traíamos una sonrisa y por supuesto la satisfacción brotó después de encendidas las luces; nuestro panorama cambió.

Últimas


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM