The Pains Of Being Pure At Heart alcanzando las estrellas en el Foro Indie Rocks!

Reseña: Fernando Contreras
Fotos: Pablo Navarrete @pabnavarrete

El fin de semana pasado estuvo absolutamente lleno de conciertos en la Ciudad de México y algunos festivales en el interior de la república; todos éstos comenzaron con dos presentaciones de bandas que ya han pisado la ciudad en algunos otros festivales; ellos son The Drums y The Pains Of Being Pure At Heart. Los primeros llegaron el Miércoles a El Plaza Condesa y los últimos el Jueves al recién re estrenado Foro Indie Rocks!

En su anterior visita, los Neoyorkinos aún cargaban con la peculiar voz de Peggy Wang y su presentación en el extinto Indie O Fest! del 2011 fue épica para el festival y para los melómanos de esta ciudad. Ahora con un pequeño cambio en la alineación, la banda regresó para presentar su tercer placa titulada Days Of Abandon, en donde el dream pop opaca al shoegaze que los caracterizaba; ahora es como una fusión de guitarrazos con electro pop, que hacen a la banda adquirir un sonido más dulce y melódico, como para aprenderte las canciones y cantarlas en vivo como niña fanática, aunque los madrazos no fueron tan de niña en la pista.

Con un horario muy similar a los bares de la ciudad, me refiero a que el show comenzara dos horas después de lo que muchos pensaban, Kip Berman salió al escenario aún sin tocar nada para que, segundos después de escuchar “Art Smock”, la banda lo acompañara, incluyendo a los gemelos recién adquiridos por Berman y la sorpresa de la inasistencia de Jessica Weisse, sustituida por la prima de Kip.

La primera parte de su set incluyó grandes temas, los mejores para el gusto general, como “Heart In Your Heartbreak”, “Simple And Sure”, “Come Saturday”, “Young Adult Friction”, “Belong”, “Life After Life”, la apasionante “Eurydice” y algunos otros, para después regresar con un tipo de dos encores que incluyeron “Ramona”, un sueño con “Higher Than Stars” y el final con “This Love Is Fucking Right”.

El set no fue largo, bueno, tampoco corto, pero pasó como un flash que terminó con la bajada de Berman a la pista para firmar autógrafos y tomarse fotos con los fans. Resultó ser como la fiesta de tu amigo músico que fuiste a ver tocar después de tantas invitaciones, lleno de nostalgia, guitarrazos, emociones y una pequeña borrachera, claro, desde y hacia el corazón.

Últimas


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM