Titán y su “DAMA” en El Plaza Condesa

Titan SOT 10

Reseña por: @GabaMaiden/ Gabriela Estrada Espínola
Fotos: Selena Ortíz / OCESA

Iniciamos diciembre en gran concierto, a ritmo y esencia de un progresivo barato, ensalzado con samplers, sintetizadores y secuenciadores muy, pero muy al estilo de Titán.

La espera fue larga, pues 11 añazos tuvieron que transcurrir después de su última aparición como agrupación donde Jay de la Cueva, Julián Lede y Emilio Acevedo, nos hicieron recordar ese rockcito a la Lo-fi, bien pegador de los años noventa.

Sin embargo la onda no quedó ahí, pues la movida de la noche era presentar a la “Dama“, el cuarto álbum de estudio de este trío ¡terrodísquico!, mismo del que todos los presentes nos dimos un mega rayón, pues lo tocaron casi com-ple-ti-to.

Imaginen una escena previa al inicio del show en el baño de mujeres, donde dos féminas conversaban sobre las posibles consecuencias de no “hacer de aguilita”: entre brotes imaginarios, agua, lipstick y una acomodadita de cabello, las morras mandaron al carajo sus fobias y minutos más tarde, se encontraron en la pista de El Plaza bailoteando con “El Rey del Swing“. ¿Les suena? ¡El Rey del Swing!, ¡El Rey del Swing!, ¡El Rey del Swiiiiiiiiing!

Vampiras bilingües y con onda a go gó, bailaron al son de la negra noche, enfrentando la ira del infierno, en un ambiente creado por el productor discográfico Nick Launay, del que derivaron invitados deliciosos, haciéndonos danzar entre guardianes de la vieja escuela noventera y de la nueva ola seguidora de Titán, ¡papaya de Celaya!

11:11

Once años, once temas incluídos en la última producción de Titán, donde colaboraciones en vivo como la de Siobhan Fahey –conocida como la madrina de la generación de Brujas Pop Stars– y ejecuciones como la del electro rapero Egyptian Lover, encendieron ánimos y un altarcito a la ausencia del pionerazo del synth pop y el electro pop, Gary Numan.

Dark Rain“, “Space Chemo“, “Odisea 2001“, “1, 2, 3, 4” y un cierre con “Corazón“, fueron algunas de las melodías que se adueñaron de El Plaza y de su asistencia aquella noche de electro rock.

Once años fuera de las salas de concierto para esta agrupación, significaron independencia económica, un estudio de grabación fabuloso y la gran presencia de invitados pioneros en la escena de la electrónica y el new wave: ¡Chido, Titán!

Últimas


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM