Un pop agridulce bien definido: Honeyblood!

Reseña por: @GabaMaiden

La imagen sónica: aquella que nos conduce al recuerdo, al soundtrack de la vida que vamos armando en el transcurso del tiempo.

Lo femenino, poco a poco ha ido retomando su lugar en diferentes escenas, entre ellas la musical, donde esta semana traemos a una banda proveniente de Reino Unido: Honeyblood!

Este dueto femenino data del 2012 y está conformado por Shona McVicar –batería-, y por Stina Marie Claire Tweeddale –vocales y guitarra- en un pop agridulce bien definido a través de estructuras instrumentales y que a momentos nos hacen sentir nostalgia por bandas noventeras como The Breeders.

Como siempre, nada mejor que probar por uno mismo para ir degustando el sonido:

Bajo su álbum de nombre homónimo, esta es su rola más reciente, estrenada a inicios de julio de 2014,  álbum que grafitea a lo musical tratamientos de lo-fi (baja fidelidad, pues) con aroma ochentero en mezcla con un estilo garage de los 90, dejando expuesta al fresco una calidad particular que se clasifica en un género en sí mismo.

Definitivamente ser chica está de moda como nunca antes y no hacemos esta observación de manera superficial, si no con todo el tinte y gama de colores –oportunidades-, que ello ofrece. En este y todos los casos de apertura en el camino, lo que bien vale son las herramientas y la capacidad de usarlas a conveniencia propia.

En un arte como lo es la música, las chicas de Honeyblood justamente toman partido de esas herramientas sónicas, tomando un poquito de aquí y otro poco de acullá, no sólo mediante riffs distorsionados y oprimidas voces sombrías, sino también de ese añorante punk rock de los tardíos setenta, ése que se clasifican como lo-fi.

Sabemos que en la actualidad este tipo de producción musical se ha vuelto un poco más mainstream (convencional), gracias a bandas como R.E.M. –una de las pioneras en el crecimiento de este género-, o solistas como Beck, quien ayudó a romper esa estética del “lo-fi”, llevándolo a un nivel más suave y pegador.

Sin embargo, como la misma frase lo dice: “la cosa es buscarle” y tanto McVicar como Tweeddale, han sabido hacerlo bien, además de darle su propio toque y personalidad.

Cabe decir que estas chicas se conocieron en un show donde se presentaban las bandas a las que pertenecían en ese entonces: Partwindpartwolf y Boycotss –respectivamente-. La onda comenzó cuando la plática entre ellas giró en torno a las condiciones de servidumbre en las que se aún viven una gran cantidad de mujeres, el detonante: que en la banda de Stina la única mujer era ella.

Pues bien, les dejamos esta última probadita con la que ilustramos ese rollito del lo-fi del que les hemos venido hablando a lo largo de esta reseña, a través de esta liga al bandcamp de Honeyblood en la que podrán encontrar su EP Thrift Shop, grabado en un baño!

http://honeyblood.bandcamp.com/album/thrift-shop

Írenlas! –échenles oreja-:

FACEBOOK: https://www.facebook.com/honeybloodeatitup

SITIO: http://www.honeyblood.co.uk/

TWITTER: http://www.honeyblood.co.uk/

YOUTUBE:

Últimos


Noticias


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM