Un Tranvía Llamado Deseo de Tennessee Williams

Arcano

Obra maestra, sexualidad descarnada, decadencia de una cultura moderna,  dualidad misma del papel de la mujer y la crueldad infame sobre el tiempo, el amor y el contexto.

Hablar de Un Tranvía Llamado Deseo es referirnos al teatro mas poderos del siglo ya pasado y de su autor, uno fuera de estereotipos, exigente de si mismo, pasional y pendenciero, dulce como una flor, prolífico y regocijado de su existo en vida: Tennessee Williams.

Recordemos que el teatro no  esta hecho para leerse, sino para representarse y vaya forma en la cual el autor exige como debe ser montada las cosas en el escenario. El jugaba mucho con la dualidad de la cultura norteamericana, los vestigios de glamour moral de la primera media de siglo y el fashion brutal de la primera década de la posterior década.

Por un lado tenemos a la pobre de Blanche; tan cerca de marchitarse, con sus abrigos de piel, sus vestidos de encaje, sus moral sureña y su magia, y por otro Stanley; su violencia infernalmente erótica, su vulgaridad lucida, y ese origen de inmigrantes que empezó en la década de los 50°´s y que ya es referente actual de la nación del norte.

La hermana de Blanche es Estela, la ya típica mujer criada en el refinamiento que posteriormente es arrastrada por la pasión a un mundo austero, en el cual habita Stanley. Ella espera su primer hijo, ella se resigna, él es un mounstro, pero son tan emocional y sexualmente dependientes que nada los puede separar.

Blanche odia a Stanley, Stanley odia Blanche y la agrede de la única manera que puede hacerlo. Destruye el alma de Blanche, destruye la única oportunidad que tiene Blanche de quedar atrapada en el mundo que ya no existe y tanto ama.

Stanley la quita a Blanche a Mitch, Mitch se equivoca y tanto el como Stanley pagan el precio de su vulgaridad, Blanche pierde su única tabla de salvación, Mitch pierde su única oportunidad de verdadera alegría, su vulgar prejuicio es su condena.

Mitch es ese hombre que enciende la llama de Blanche por su propia ingenuidad sobre su agradable estatura, su cuerpo esculpido, su ingenuidad. Blanche rosa otoñal que suela con yates, con amigos, con pasear por Francia con ver las estrellas.

Pero aquí los personajes realmente son Stanley que arrasa con su emociones a cualquier miedo que pueda sentir su esposa hacia el, y el dolor de Estela por no poder controlar las cosas, pero irremediablemente perdida por él.

El final es desolador, el típico resultado del choque de mundos que no pueden coexistir.

Últimos


Noticias


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM