Viernes ¡Sálvame de Aquí!

Por: Arcano

Los distorsionados ruidos que siempre acompañan a las bebidas alcohólicas cada fin de semana, son el perfecto aderezo de la necesidad de las masas que aún no han logrado destruir su hígado y por ahí sus pulmones con una sola finalidad, escapar de nuestra patética realidad.

Bien lo decía hace medio siglo Octavio Paz en su celebérrimo y tristemente imperecedero Laberinto De La Soledad en palabras cortas y cercanas, “Entre más jodido se sienta un mexicano, más duro le entra  a la pachanga” y con ello la embrutecida alcohólica.

Los motivos son varios y de toda especie y característica; insatisfacción laboral, distanciamiento emocional con las personas que siempre nos dijeron que siempre estarían con nosotros, deudas, mucha falta de sexo y un largo y muy irreparable etcétera.

¿Será posible remediarlo de alguna manera? Curiosamente la respuesta es sí y no tiene nada que ver con más sustancias en el organismo, checa los siguientes tips:

La verdad. Sin importar cuantos idiotas estén de acuerdo con una idea, siempre llegará el cabrón que piense diferente, si le rascamos bien, no existe una forma definitiva de contradecir a otra persona, a menos que sea un pendejo. Entonces les debe valer madres lo que crea el otro y a ustedes no les debe interesar hacerle creer a alguien lo que ustedes creen.

El físico. Dejen de ver porno y empiecen a rascarse la lonja con confianza, descubran la maravilla del vello en el cuerpo ajeno, si saben que no tendrán sexo, no se bañen, la gente sólo busca que tengan “buena imagen”. Hoy en día sólo sus enemigos les dicen de frente que apestan y aún así, a menos que sean narcos o chacas, no hay nada que puedan hacer al respecto.

Los gustos. ¿Se han dado cuenta de lo rico que sabe una torta de jamón cuando tienen mucha hambre? Ahí está el secreto, comer sólo cuando sienten verdadero apetito, no ese impulso falso de antojo que los mercadólogos (gracias perr@s) han diseñado. Si aprenden esto, descubrirán lo básicas y simples que son las necesidades del cuerpo.

Los gastos: El café horrendo y caro, el celular que no se tarda en conectar, ¡Uy, qué prisa tienen! Esos planes de fin de semana, carísimos, planificados para hacerles creer que están viviendo una increíble vida, pal Face. La mitad de las cosas que compran son para impresionarles a ustedes mismos, la otra mitad para impresionar a los demás.

La personalidad: Somos un ser de múltiples facetas en continua convivencia, contradicción y conflicto, las bestias lo llaman hipocresía y doble moral, su nombre correcto es humanidad. Entonces, si quieren tirarme de loco y mandarme el carajo, curiosamente estarás respetando mi primera declaración sobre la verdad, gané.

Últimas


SÍGUENOS EN...



FACEBOOK



TWITTER



INSTAGRAM