Fragilidad y opulencia en La Favorita